Datos personales

Mi foto
SILVIA MARTÍNEZ CORONEL, alias AURORA BOREAL,de Montevideo, Uruguay. Soy profesora de Literatura,formadora de futuros docentes,crítica de arte,declamadora,poeta,cuentista,madre y viceversa. Amo con pasión todo lo que hago, me entrego entera, no conozco otra forma de estar en el mundo, ni quiero aprender. Los textos aquí expuestos están registrados como propiedad intelectual de la autora.Si deseas hacer uso de ellos has de ponerte en contacto con ella. Todos los derechos reservados. No se puede copiar ni distribuir. No se puede hacer uso comercial con esta obra. No se pueden hacer trabajos derivados de ella.

TRANSLATE-TRADUCCIÓN

lunes, 21 de mayo de 2012

ES LO QUE SE ES

Es verdad, yo ya sabía porqué Aquiles se fue de la guerra, mientras su adorado Patroclo lloraba lágrimas ajenas.
Y cuánto hace que descubrí que no vuelan los trineos, y que por ley física se han de detener los trompos, y apagar el fuego.
También sabía hace buen rato que la gente "buena",lo es mientras no le toquen el orgullo, la billetera, pero sobre todo el espejo que les regaló mamá, para bien o para mal, porque sabrán (lo dicen todos los cuentos "infantiles"), que están las que acicalan a la niña obtusa para el baile, las que mandan matar a la bella al bosque, y las que no les importa dejarla sin vida con tal de que no se aleje...en fin de acuerdo a esos espejos, menos o más distorsionados, miramos el mundo, a nosotros mismos, nos erigimos en jueces o reos, vamos de rey o de mendigo...
Ya sé que existen los gatos con botas, las hadas, duendes, en fin, los psicólogos que intentan con más o menos éxito hacer algo por los hijos de las madres brujas...son vendedores de ilusiones muy convincentes con sus vacíos talismanes, varitas, botas...le insuflan a la víctima algo de la fe en si mismo/misma, que le fue robada, y le permiten por lo menos, pararse en la guerra a la que lo mandaron acostado.
Por ende, la vida, sí es un cuento de hadas...y aunque su lenguaje suela ser más directo, no es por ello más comprensible...quizá todo quedara muy bien definido, invirtiendo un refrán popular:" lo que mal empieza, no siempre, mal acaba".
Que somos seres que venimos a la guerra, y la posibilidad de caernos muertos en el momento menos pensado es una conciencia que deberíamos tener siempre, para saber que tenemos un tiempo más o menos limitado para alcanzar nuestros objetivos.
Ustedes dirán, y a cuento de qué, una escritora seria, nos convoca para que leamos estas cosas?
No se olviden que soy docente desde antes de nacer, y soy crítica literaria, y que me leí hasta lo que no se ha escrito. Claro eso no me hace sabia, por favor!, pero lo que voy aprendiendo, entre mis lecturas, el arte de vivir, y la luz que me alumbra, lo comparto.
Y a qué viene esto?....ah, además soy buena gente, perdón, me iba olvidando de lo más importante... me quedo contentísima si se llevan mis recetas. Como dijera una ilusión óptica con cabello, que vi ..."porque no tengo egos que engordar", y bla bla bla...con la diferencia de que yo no soy una ilusión óptica.
En fin, hace algunos días, si alguien me hubiera dicho VERDE yo hubiera dicho ROSADO, con la mayor propiedad, sin tener en cuenta que no hay colores verdaderos y otros falsos, sino que todo depende de la luz que nos alumbre el que llegaremos a ver.
Y así es todo, imaginen de qué color serían para nosotros estos árboles a las 7 de la tarde, grises?, y a las 10:mmm negros, y a las 12 del mediodía?ay! de sólo pensarlo, puede que me caiga de punta ante tal belleza.
Claro cuando se concluye el color de algo, se lo mira bajo una luz "ideal"que permita fijar un patrón...con lo que se podría concluír que todos bajo la luz adecuada, veríamos EL MISMO COLOR, sería, digamos: IGUAL PARA TODOS, ante cualquier ojo, salvo para el del daltónico de siempre.
Por ende lo que nos queda en este cuento de hadas es acercarnos a la luz correcta, aprender a identificarla sí o sí, que sin metáfora, en esto se nos juega la VIDA!,y quedarnos junto-con ella, absorverla, para que nadie, NADIE, fuera del daltónico de siempre, se le ocurra, ni por asomo, so pena de quedar en ridículo, intentar engañarnos de cuál es nuestro verdadero color.


Con todo el amor del mundo:
Silvia Martínez Coronel
Derechos Reservados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario